0

Ética en la contaduría pública

Ética en la contaduría pública, la actualidad del país demanda ética en todos los ámbitos de nuestra vida, tanto en lo profesional como en lo personal.

Ética en la contaduría pública

La ética siempre tendrá relevancia en la actividad del contador publico y en todo tipo de profesiones y todo tipo de organizaciones.

Cada vez mas, la organizaciones implementan practicas de gobierno corporativo, que incluyen una cultura de ética y comportamiento honesto.

En el sistema financiero, se debe reflejar en la existencia de códigos de ética y cumplimiento de leyes como la de prevención de lavado de dinero.

Debe reflejar el comportamiento responsable de los accionistas, inversores, consejos, la alta dirección, gerencias y los empleados, así como de los consumidores y en general de la sociedad.

Actualmente, no solo se presta atención a los indicadores financieros, sino también se requiere conocer como con ética y responsabilidad se han logrado los resultados.

Por todo lo anterior, el código de ética debe ser observado a todos los niveles.

En este sentido el contador público juega un papel cada vez mas importante, ya que no solo es el profesionista que gestiona los recursos financieros o la elaboración de los estados financieros, por su  formación tan amplia con la que cuenta, lo convierte en el profesional idóneo para colaborar en la elaboración de las políticas, las estrategias, la identificación de los cambios institucionales, los cuales son necesarios para abordar los desafíos, tanto en el sector privado como en el publico.

Pero la Ética no solo se debe pensar en grandes empresas o grupos, sino también para las pequeñas empresas, empresas que seguramente son familiares.

No olvidemos a las organizaciones sin fines de lucro y la importancia de transparentar el origen de sus recursos y el destino de los mismos.

La transparencia y rendición de cuentas se han convertido en un tópico importante, ademas de una demanda social.

 

 

Texto fundamentado con una nota elaborada por el C. P. C. y P. C. FI. Ubaldo Díaz Ibarra

Deja un comentario